Pablo

On January 9, 2014 by La Quinta Pata

unnamed

Experiencia barceloní

Mi mirada está fija en un techo muy alto, las sábanas revueltas casi envuelven mi cuerpo,

cuando pongo mis pies en el suelo siento el frío antiguo y floreado que emiten las baldosas

típicas de l’Eixample. Es la primera vez que estoy en Barcelona y poseo un entusiasmo

desbordado producido por el subidón que produce un enamoramiento. Había venido de

visita, pero casi sin darme cuenta, se convirtió en un lugar de raíces y emblemas . Como

vengo de un lugar donde las noches estaban aderezadas por ladridos de perros, olor a leña

quemada e infinitas estrellas, nunca acepté de buena gana el ruido metálico que expulsaba

la calle Lepanto. En contra partida, ante mis ventanas, se imponían de manera impudorosa

la torres talladas a mano de la Sagrada Familia. La vi tantas veces y de todas las maneras:

en madrugadas desveladas y durante comidas alegres, mientras llovía y mientras nos

abrazábamos, cuando me derretía de tristeza o cuando me embriagaba de felicidad, mientras

fumaba y durante mis plegarias. Fue una escenografía de lujo para nuestras vivencias.

Y, a pesar de mis ínfulas o quizás justamente por ellas, la ciudad fue bastante puta conmigo.

Un espejismo encantador, misterioso y añejo que siempre pedía algo a cambio. La poderosa

energía que fluía entre sus calles vibraba bajo cada uno de mis pasos. Yo la seguía hacia el

conocimiento, la confusión y el desquicio. La seguía por sus estrechos vericuetos modernistas

y entre su fauna de gabinete de curiosidades. La seguí arduamente hasta que me encontré

conmigo mismo y, entonces, lloré sin consuelo. Un día, sin darme cuenta, aprendí a vivir con

ella, con sus promesas, sus delirios y sus cafeterías de ensueño. No recuerdo exactamente

cuando fue, pero aquel día abracé mi soledad barceloní con templanza y con un ligero sabor

a bocata de jamón de serrano. La abracé entre sus ramblas, sus culés y sus ‘si us plaus’. La

abracé respirando profundamente su cielo azul y sus noches centellantes en el Parque Güell.

Me dejé llevar por la arena de la Barcelonate y, con velocidades lentas y obturadores abiertas,

enfoqué mejor mis deseos.

La abracé y ella me abrazó. Desde entonces me convertí en un anónimo ciudadano más de

esta ciudad. Que toma el metro con prisas, que se queja del tiempo y de la política, que lee

La Vanguardia los domingos y se levanta de mala gana los lunes. Que se siente cálidamente

cobijado por la familia y rabiosamente agradecido por los fines de semana de playa.

Mi mirada mira se fija en la silueta de su dorso, como lo viene haciendo desde hace años.

Y como desde hace años, me digo a mi mismo que debería traer la cámara, pero siempre

desisto, nunca he querido perderme ni un instante de ese momento. Respiro y me dejo

acariciar. Respiro y vuelvo a respirar. Respiro y vuelta a empezar.

Comments are closed.